Ocho amigos decidimos hacer un viaje espectacular. La idea partió de mi amigo Felipe y luego se fueron uniendo más personas, a él le encantan los trenes y es un viaje que le llevaba rondando en su cabeza durante mucho tiempo, así que gracias a él pudimos hacer este viaje tan especial.

Sábado 22 de julio: volamos a San Petersburgo, vía Moscú con la compañía Aeroflot. Llegamos a San Petersburgo y nos fueron a recoger para trasladarnos al hotel. El vuelo duro unas 5 horas aproximadamente.

Nos alojamos en el albergue juvenil situado en la c/ Sovetskaya ulitsa, n 28. Dormimos en habitaciones de 4, era un poco cutre.

Dormingo 23: visita por la ciudad. Lo primero era ver la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada o de la Resurrección de Cristo está situada en la orilla del canal Griboyedova cerca del parque del Museo Ruso y de la Avenida Nevski.!Es una preciosidad de iglesia! Durante la segunda guerra mundial le cayó una bomba encima de la cúpula más alta y no explotó y la bomba estuvo allí 19 años hasta que decidieron restaurarla. Hay que visitarla por dentro y por fuera. Llaman la atención las cinco cúpulas todas diferentes, brillantes y coloridas cubiertas de cobre y de esmalte. Todo el interior está decorado con pinturas o mosaicos de estilo bizantino. Hay una entrada de 250 rublos rusos.

Paseamos por la Avenida Nevski y cenamos Borsch: sopa típica de verduras con remolacha por eso es de color rojo.

Lunes 24: visitamos La Fortaleza de San Pedro y San Pablo, para ello tuvimos que coger el metro.

La visita de la Catedral de la Fortaleza muy recomendable.

La fortaleza la construyó Pedro I El grande imitando las ciudades de Ámsterdam o Venecia. Nunca cumplió su función de defensa.

Por la tarde, visitamos El Acorazado Aurora: es un crucero protegido ruso, actualmente es un buque museo. Está amarrado en el malecón de Ptrogadski. Es emblemático porque desde allí se efectuó un cañonazo, lo cual sirvió para que los revolucionarios entrarán en el Palacio de Invierno y a partir de ahí comenzó la Revolución de 1917.

Después fuimos a la Catedral de Isaac, es una catedral ortodoxa majestuosa. Desde allí ves las vistas de la ciudad: el río Neva. Por altura es la cuarta catedral más alta del mundo.

Para rematar el día, al atardecer dimos un precioso paseo en barco por los canales.

 

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here