Día 5.Cogimos el coche y nos dirigimos al Norte, la parte más verde y bonita de la isla. Primero paramos en la Playa Nogales, nos encantó, para mi es la playa más bonita de la isla. No es para bañarse, es para surferos. Llena de acantilados y de difícil acceso, hay que bajar unos cuantos escalones para acceder a ella. Piénsatelo bien porque luego hay que subirlos. Pero a mí parecer, merece la pena. Me recordó a las playas irlandesas con sus gigantescos acantilados. Cómo el tiempo no acompañaba, la playa estaba desierta. Había una gran cueva por donde aparentemente entraba el agua del mar, pero no bajamos a comprobarlo.

Para esa mañana teníamos planeado hacer la ruta del Cubo de La Galga, porque creo que no os lo he dicho todavía, La Palma es una isla para hacer senderismo, si quieres ir en plan de playas, vete a Fuerteventura.

Esta ruta está cerca de Los Tilos, en la parte noreste de la isla, es una ruta fácil y bonita para conocer el bosque de laurisilva canaria, cuyo origen está en el período Terciario, hace más de 20 millones de años. Son bosques misteriosos con brumas y mucha humedad, temperatura agradable y sombras en las que parece que por cualquier rincón va a aparecer un duende o criatura mágica. Al final del camino, te encuentras unos helechos gigantes. Dicen que la ruta es fácil pero a nosotros nos pareció un poco dura, siempre cuesta arriba.

Aparcamos el coche en el parking del Centro de Interpretación, pero sé que se puede hacer a la inversa desde el mirador Somada Alta. En este caso, se haría de bajada.

Nosotros hicimos la ruta circular, creo recordar que es de 4 horas, el sendero entero, pero nosotros no llegamos hasta el mirador, porque chispeaba, así que para nosotros fueron 3.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here