dav

Por la tarde, deseosos de piscina, cogimos el coche y fuimos al parque marítimo Santa Cruz. Es un complejo de piscinas con mucho encanto realizado por César Manrique. Habíamos estado allí el año pasado y lo recordábamos gratamente. La entrada es muy baratita 2,50 y el agua de la piscina es salada. Cómo llegamos un poco tarde y sólo quedaba una hora para el cierre la dijimos a la señora que nos cobrará más baratito y nos cobró 1,50. Así que nos dimos nuestro segundo chapuzón tumbados en las tumbonas comiendo un rico helado y bebiendo una fría cervecita. El agua estaba un poco fría, pero aún así disfrutamos mucho del lugar, porque es nuestra segunda vez allí y estaba casi vacío. La hora de cierre es a las seis de la tarde, muy pronto a nuestro parecer.

Después de darnos un largo paseo por el paseo marítimo sacando fotos del magnífico Auditorio que construyó Calatrava,( me recuerda al edificio de la Ópera de Sydney) vuelta con el coche a La Laguna a cenar en un restaurante muy acogedor llamado La Piadina. Comimos una Piadina ( es un pan muy finito de origen italiano, típico de la región de Emilia- Romana y dentro lo rellenan de productos frescos) la mía era la Leone: espinacas, nueces, queso Gorgonzola y champiñones. Deliciosa. Con un zumo natural: zanahoria, remolacha y manzana. El restaurante es altamente recomendable está en la C/ San Agustín, 67 ( en frente del Instituto Cabrera Pinto). En esa misma calle hay bares tipo tasca donde te puedes tomar un vino y degustar el típico potaje con berros por solo tres euros y aprovéchate porque las cervezas tan solo cuestan un euro y los cafés 0.80.

Esa noche pasó la procesión y las terrazas de los bares las habían metido dentro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here